Inicio Revista de prensa Noticias El Gobierno ha pagado hasta 28 veces más por unas mascarillas con...

El Gobierno ha pagado hasta 28 veces más por unas mascarillas con la misma protección

Entre los proveedores a los que Sanidad ha pagado el importe más elevado destacan las empresas con sede en China. Sin embargo, la empresa que lidera la clasificación, con 263,1 millones de euros, es FCS Select Products, con cuatro contratos principalmente de mascarillas. Se trata de una empresa con sede en España, en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), pero que trabaja importando todo tipo de productos. Su cifra de negocios ronda el millón de euros, según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil (de 2017 y 2018). Carece de trabajadores. Su representante, Eva Baliu, rehusó hablar con EL PAÍS. La página web de la empresa está ahora “en mantenimiento”. Uno de los administradores solidarios de FCS Select Products, Mayra D. C., se declaró culpable de estafa agravada en febrero de 2016 tras llegar a un pacto con la Fiscalía, según publicó El Confidencial.

El resto de firmas hasta la sexta posición son chinas, la séptima es coreana y la primera española que aparece en la clasificación es Escribano, con un contrato que supera los 36 millones de euros para fabricar 5.000 equipos de respiración pulmonar portátiles. El siguiente proveedor, por cantidad, es ya InterPharma, la pequeña empresa de cosmética y parafarmacia que intermedió con la china Bioeasy para traer a España 659.000 test rápidos de antígeno que resultaron defectuosos. El fabricante se ofreció a cambiar el pedido inicial por otro tipo de test, que tampoco tenían la sensibilidad requerida. Sanidad canceló el contrato y exigió la devolución de los siete millones de euros que ya había abonado. Estos test se pagaron a 26 euros la unidad, un precio muy por encima de mercado. Por ese precio, o un poco superior, sale una determinación con un kit semiautomatizado de PCR, el método más laborioso y más fiable. Interpharma asegura, a preguntas de este diario, que el precio se debe a la premura con la que el Gobierno necesitaba los test y a que tuvo que bloquear una partida muy numerosa en una fecha (15 de marzo) con muchos problemas de suministro.

Dejar respuesta

Comenta aquí
Nombre