Inicio Revista de prensa Noticias Caso Dina: ¿un simple lío de faldas o una traición a...

Caso Dina: ¿un simple lío de faldas o una traición a los intereses nacionales?

Por Alicia Melchor Herrera.

Muchas bromitas con los cotilleos sobre Dilma Bousselham e Iglesias Turrión, pero me temo que todo esto oculte algo mucho más grave que unos cuernos.


No sólo ha sido el coronel Diego Camacho, ex-agente del CNI, quien ha dicho recientemente que Bousselham estuvo vinculada a los servicios de Inteligencia marroquíes. También se decía en 2015, cuando Bousselham fué elegida como asesora de Podemos, que «en medios cercanos a los servicios de inteligencia españoles no se tiene dudas sobre la lealtad de la joven marroquí hacia su país». Si eso es verdad, el asunto de la tarjeta del teléfono y la destrucción de información comprometida puede ocultar todo un mar de fondo que explicaría tanto el cambio de posición de Podemos en 2015 con respecto a la causa saharaui, como el cierre de las oficinas consulares en el Sáhara Occidental, como las confianzas que se está tomando el gobierno marrroquí, que se pemite robarnos aguas territoriales delante de nuestras narices mientras el gobierno español mira para otro lado.

Dina Bousselham junto a Pablo Iglesias.

Dina Bousselham es ahora directora de la web “la última hora”, medio que dice luchar contra las noticias falsas y los bulos -pero en realidad a lo que se dedica es a ensalzar sin límite a Podemos y a atacar a los que les critican-, fué anteriormente asistente de Iglesias Turrión en Estrasburgo.

Aquí se quejaba de que el sistema «colonial y racista» español no la dejaba presentarse a las elecciones por ser ciudadana marroquí, y exigía que se modificara la ley de extranjería.

Pero antes de todo ello, Dina Bousselham estuvo vinculada a los servicios de Inteligencia marroquíes, y su vinculación perdura y no puede extinguirse, entre otras cosas porque según el orden constitucional de Marruecos, ningún marroquí puede renunciar a su nacionalidad, y la falta de lealtad al sultán es un delito de alta traición condenado con penas que van de 20 años de prisión a la pena de muerte.

Dina también militó en Francia, donde estuvo con una Erasmus, en el Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), una formación de centroderecha marroquí fundada en 2007 por Fouad Ali el Himma, gran amigo de Mohamed VI.

Recordemos que allá por 2015, cuando Bousselham entró a formar parte de la Corte de Iglesias Turrión como consejera para asuntos políticos, Podemos dejó de apoyar al Polisario, alineándose con los intereses marroquíes en la cuestión saharaui. Ya por entonces se publicaba que «En medios cercanos a los servicios de inteligencia españoles no se tiene dudas sobre la lealtad de la joven marroquí hacia su país, sus instituciones y su política en relación con “la gran cuestión nacional”, como se conoce en Marruecos el conflicto del Sahara Occidental.»

La influencia de Bousselham, también explicaría porqué se cerró la delegación consular en el Sáhara Occidental en febrero de 2020, obligando así a 12.000 saharauis con nacionalidad española a ir a Rabat para realizar gestiones administrativas.

Marruecos hace oficial la ampliación de sus aguas territoriales, con España en estado de alarma. Cuatro páginas en el Boletín Oficial marroquí amplían la zona económica exclusiva en 200 millas y la plataforma continental en 350 millas.

Dejar respuesta

Comenta aquí
Nombre