Inicio Revista de prensa Opinión EL CORONAVIRUS Y SUS ENSEÑANZAS

EL CORONAVIRUS Y SUS ENSEÑANZAS

Por Manuel Bajo:

El coronavirus ha venido a teñir España de dolor, de miedo, de distancias reales y de proximidades soñadas y pospuestas. De aislamiento. Y esperemos que la solidaridad que generan los enemigos comunes en gran medida se conserve. Y nos ha traído otras muchas enseñanzas que si nos alimentan, establecerán el cambio necesario para que experiencias similares acontezcan de otra manera menos cruel. Pese a estar en España debemos aprender que no es el acontecimiento, en este caso el coronavirus, el que ha de determinar las acciones necesarias. Que antes de que acontezca los responsables han de haber planificado medidas eficaces: EPIS, respiradores, estrategias de aislamiento, medidas que protejan la,economía, etc. Improvisar nos lleva al desastre. Debemos aprender que el acceso a los cargos, a los puestos, debe estar presidido por demostrar la competencia. Que los mejores ocupen las áreas de las que son expertos. El régimen político actual sólo encumbra a los más incompetentes, a los más mediocres: sólo se les exige pertenecer a un partido o ser familiar, amigo, afiliado, de los encumbrados de cada partido. Iletrados que nos llevan al cementerio, a la enfermedad y a la ruina. Nunca una Administración había tenido tanto Ministro, tanto Secretario de Estado, tantos Directores Generales excepcionados de pertenecer a los Cuerpos Superiores de la Adaministracion, tantos Subdirectores Generales. Tanto parásito en definitiva, que se lo llevan muerto, siendo unos mediocres que todo lo complican. Hemos de aprender, de las sesiones últimas del Congreso de los Diputados que con siete Diputados sobran. Y bastan. 350 son un atraco al pueblo español. Y los moscones que esos 350 nombran como sus auxiliares – están escociditos de Tanto trabajo- son un enorme insulto a la,sociedad civil española.El Senado y la mayoría de las Autonomías, muchos cargos en las Diputaciones y en los Ayuntamientos, suponen la sangria que empobrece a España. Trabajamos para una plaga de parásitos que ellos mismos deciden el sueldo que van a cobrar. Y los inútiles que van a dirigir nuestras vidas. Hemos de aprender, y rápido, que este régimen político tal y como está montado es tan nefasto en sus efectos como la pandemia que soportamos. Es hora de traer la democracia a nuestro país. Que los que elijamos como nuestros representantes sean nuestros servidores y no nuestros amos y que si no cumplen lo que los electores les ordenamos, a la calle. Y que los tres poderes del Estado estén separados como garantía de nuestros derechos. Hoy, como con Franco, los tres poderes están unidos y sin control por parte de los que dice la Constitución somos soberanos.

Dejar respuesta

Comenta aquí
Nombre