Inicio Revista de prensa Noticias Hay serias dudas sobre la eficacia de las vacunas para la Covid-19

Hay serias dudas sobre la eficacia de las vacunas para la Covid-19

Redacción cuentatucaso.com

Actualmente, hasta 200 investigaciones trabajan para desarrollar una vacuna contra la COVID-19, estando cuatro de ellas en una fase más avanzada que las demás. Entre las vacunas más destacadas, hay que reseñar la desarrollada por el Centro de Investigación de Vacunas de Estados Unidos y la compañía Moderna, con sede en Cambridge (Massachusetts). La vacuna de Moderna Terapeutics ya ha sido probada en varios ensayos con personas voluntarias, que han sufrido algunos de los primeros efectos secundarios. Los más destacados son los desmayos y la fiebre alta. 

Mientras tanto, en El Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología Gamaleya en Rusia, han pasado ya la fase de ensayos clínicos de una vacuna vectorial combinada contra el coronavirus, pero también se han detectado los primeros efectos secundarios. Según detalla un informe de la Universidad de Sechenov, «la primera fase del estudio de la eficacia y seguridad de la vacuna COVID-19 comenzó el 18 de junio, cuando se vacunaron los primeros 18 voluntarios». «En las primeras horas, algunos de ellos mostraron reacciones mínimas posteriores a la vacunación: un ligero aumento de la temperatura, dolor de cabeza, etc., que se detuvieron de forma independiente en un día», señala.

Pero si hay una vacuna que está recibiendo toda la atención por parte de la comunidad científica internacional, es la que está siendo desarrollada por la Universidad de Oxford. Gracias al investigador Adrian Hill, podemos saber con más detalle cómo está siendo su desarrollo y algunos de los avances registrados. «Si todo va según lo previsto, tendremos los resultados de los ensayos críticos durante agosto o septiembre. Teniendo en cuenta que estamos fabricando las dosis de forma paralela, estaremos listos para entregar a los países las vacunas a partir de octubre, si todo va bien«, comenta el científico sobre la posibilidad de que se adelante un poco la fecha prevista en un principio.

Vacuna que está probando la Universidad de Oxford

En un ciclo sobre la Covid-19 celebrado a través de la Sociedad Española de Reumatología, el investigador Adrian Hill ha avanzado que esta vacuna está demostrando muy buenos resultados en los ensayos con monos, y ya está en la fase de ensayos en humanos.” La vacuna Conocida como ChAdOx1 nCoV-19, ya está siendo probada en voluntarios en Gran Bretaña  y en Brasil, y se comenzará a administrar esta semana también en Sudáfrica. “Una de sus primeras ventajas al principio fue demostrar en ensayos anteriores que inoculaciones parecidas, incluida una en 2019 contra un coronavirus anterior, eran inofensivas para humanos«, algo que podría garantizar su seguridad en nuestra especie sin peligro alguno.

Sin embargo, no son buenas las consideraciones que muchos expertos hacen sobre estas primeras vacunas que están en proceso aún de investigación. El epidemiólogo Marc Lipsitch, de la Universidad de Harvard, ve implicaciones tremendas para la salud pública: «Es muy desafortunado. Reducir el riesgo de infección es la base de la inmunidad de rebaño. Una vacuna que protege de la enfermedad pero no de la infección y la transmisión puede ayudar a quienes reciban una dosis, pero no al resto de nosotros», explica. «Mi apuesta es que al día siguiente de vacunarse, la gente creerá que puede volver a su vida de antes», explica a Bloomberg el investigador Michael Kinch, de la Universidad Washington de Saint Louis. Si los asintomáticos se han convertido en uno de los grandes retos de esta pandemia, este tipo de vacuna podría incrementarlo.

El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto de Alergias y Enfermedades Infecciosas, habla por delante de Donald Trump en la sala de prensa de la Casa Blanca 

La principal autoridad sobre este asunto en Estados Unidos, el doctor Anthony Fauci, ha destacado que este tipo de vacunas también es útil en la situación actual. «Esta vacuna (en referencia a la de Oxford) no parece que vaya a ser definitiva para protegernos de la infección, pero puede ser muy buena para protegernos de la enfermedad», explicó Fauci en el medio especializado en salud y ciencia Stat. «Si conseguimos que esta enfermedad pase de ser una neumonía a convertirse en un resfriado será un gran avance», concluye Vincent Munster, el investigador que ha dirigido los ensayos con macacos rhesus en Oxford. Marc Lipstich apunta un inconveniente grave de este enfoque. Este tipo de vacuna puede dejar especialmente desprotegidos a los más débiles frente al coronavirus, como los ancianos o personas con otro tipo de patologías previas: «Una vacuna que protege de la enfermedad pero no de la infección puede ayudar a quien la reciba, pero no al resto de nosotros», argumenta Lipsitch, «el resto puede no recibir la vacuna (por falta de suministro) o puede que no funcione en ellos igual de bien (como sucede con varias vacunas, que no funcionan con los ancianos)».

¿Te ha gustado? Apóyanos en Patreon.

Dejar respuesta

Comenta aquí
Nombre

¿Te ha gustado? Apóyanos en Patreon.