Inicio Revista de prensa Opinión Identificación con el agresor

Identificación con el agresor

Opinión. Por Arce.

Y lo estamos viendo, consintiendo a cada hora, a cada instante con el escapismo de los atajos pseudespirituales, con subterfugios para no intervenir, que poco o nada tienen que ver con la resistencia pasiva, con la legítima desobediencia civil, que favorecen todo lo que viene detrás del supuesto virus. Considero que como es arriba es abajo y que el famoso «que no nos representan» solo es un eslogan porque los gobiernos y las estructuras políticas de las naciones de hoy son la imagen fiel de cómo están sus respectivas sociedades. Los que trabajamos con adolescentes, con niños y con jóvenes lo venimos detectando; crisis de valores, crisis profunda de convivencia. Multitudes de hijos de familias desestructuradas cuyo modelo de convivencia es el conflicto permanente donde se aprende a no estar de acuerdo, donde se aprende la disrupción. Los extremismos se aprenden en las familias, la violencia se aprende en las familias, el individualismo y egoísmo se aprenden en las familias y esos aprendizajes también los consolidan los sistemas educativos estancados en una deficiente formación que moldea máquinas en vez de seres humanos, que no han conseguido más que una educación normativa que no esta basada en el ser sino en el tener; ni en la dignidad sino en el alienador mercado de trabajo; que modela sujetos esclavos narcisistas para una sociedad de autómatas que no saben pensar para el bien común, pero saben pensar en como hacer ciberbulling, sexting, gruming, etc… No saben del mérito y el esfuerzo pero saben jugar a la Play….. No saben dialogar, interactuar con respeto a los turnos de palabra; a la escucha activa pero, saben de redes sociales, de salirse de grupos cuando no aceptan otra opinión, de bloqueos… No saben cuidar una vida saludable, pero saben de ludopatía y de adicciones a personas y a sustancias. Y el fiel reflejo de todo eso llega al Parlamento, a los Gobiernos, a los dirigentes sociales, a las autoridades, a los jueces, a los médicos… Los médicos, ah i¡¡los médicos!!! ¿Como puede vanagloriarse el colectivo de los colegios de médicos cuando el resultado de muchos de sus colegiados es tan elocuente? ¿Dónde estaban los comités de ética profesional de los colegios de médicos durante los meses más duros en España que han dejado decenas de miles de muertos y familias sumidas en el dolor por la mala práxis y las negligencias médicas tapadas por la eutanasia masiva que se ha practicado? ¿Ahora vienen con amenazas a los médicos que dicen la verdad? Eso se llama ENCUBRIR DELITOS DE LESA HUMANIDAD.

La estamos viendo en la intención de voto, en el conformismo, en la criptoamnesia, en la falta de iniciativa de una buena parte resignada a entregar su vida sin más  criterio ni razonamiento que la obediencia debida o la sumisión de rebaño al poder que se está estableciendo, anteponiendo el status a la libertad. En el miedo a hablar, a no defender lo más básico, nuestros Derechos Fundamentales, Derecho a la Vida, Derecho a la Salud, Derecho a la Libertad de Circulación, Derecho a la Libertad de Expresión, Derecho a la Libertad de Expresión, Derecho a la Información Veraz…..

Y mientras, seguimos de vuelta con los confinamientos y limitaciones. Millones de seres humanos inocentes arrestados por los excesos arbitrarios y la desviación ilícita del mal ejercicio del poder que ejecuta la dictadura de este desgobierno. De nuevo otro salvaje atentado a la democracia y otra vuelta de tuerca represiva contra la vida humana. Otro ataque más contra la libertad que pretende pasar desapercibido por el pretexto del apoyo científico, con el argumento falaz de la salud pública, con la mentira institucional que a base de repetirse con la complicidad de los medios de comunicación pretende aparentar y convertirse en falsa verdad.

Esta vez ya ni si quiera por disposición legal que decrete otro Estado de Alarma. ¿Para qué? Es ya tal el abuso de poder y la tiranía que les da igual disponer o no del Derecho porque el Derecho en España no se aplica más que por una judicatura genuflexa que está haciendo dejación de su función principal: la idea de impartir Justicia y se pone de perfil y mete la cabeza en la arena porque, hoy en día, se puede transaccionar la impunidad.

Les apetece tanto a este desgobierno abortar nuestras libertades, les seduce tanto control de las libertades individuales, les ha funcionado tanto imponer el horror, el terror, el temor, el miedo y el pánico a la población que no han esperado más para repetirlo. Y si ahora se hace interesante una palabra en carteles y manifiestos esa palabra es: OPRESIÓN.

España esta siendo literalmente OPRIMIDA por este desgobierno que se ceba con el falso argumento para desplegar su programa de supresión de libertades, de arruinar la vida profesional y laboral, de enajenar los sentimientos, las emociones, de imponer un nuevo orden en muchos más sentidos que el político, el sanitario, el económico. Es un ataque frontal, brutal, implacable y definitivo contra la dignidad de los seres humanos.

Dejar respuesta

Comenta aquí
Nombre