Inicio Revista de prensa Opinión COVID-19: Una vieja obra con renovada escenificación

COVID-19: Una vieja obra con renovada escenificación


Opinión. Por Anéledes

El documental español, La ciencia del pánico (2011), puede resultar revelador en los tiempos presentes. Algunos de sus personajes y organizaciones son, hoy, actores de una renovada función.


El tema es que hay algunas similitudes entre los hechos narrados y la situación actual:

-La enfermedad COVID-19 es un síndrome, un conjunto de afecciones que se manifiestan de manera desigual en los enfermos.

-Dicho síndrome se achaca obsesivamente a un factor único (el virus del SARS-COV2), descartando otros factores concomitantes que PUDIERAN tener relevancia en la diversidad de la sintomatología o en su gravedad.

-Se achaca a un virus cuya existencia y causalidad es dudosa y opaca.

-Intervienen los mismos autores en ambas situaciones (Fauci, los CDC, la Big Pharma, la OMS…). Desde los oscuros inicios de la presente «pandemia», también se tomaron medidas iniciales equivocadas siguiendo los dictados de esos organismos (no hacer autopsias) y tratamientos erróneos (respiradores, medicación equivocada…) que han causado una mayor mortalidad. El incremento de la mortalidad ha fortalecido, a su vez, la sensación de que nos enfrentamos a una peligrosísima pandemia.

-En ambos escenarios se ha llevado a cabo una obscena campaña mediática de terror, agravada en el caso presente por la inexactidud, arbitrariedad e incluso contradicción de los datos «oficiales» aportados. Como si fuera una táctica de guerra, la confusión y la arbitrariedad han inducido una mayor vulnerabilidad y confusión en la población, de tal manera que queda esta más dócilmente dispuesta a aceptar medidas irracionales y claramente coercitivas; medidas que exceden ampliamente el ámbito de lo puramente sanitario y que nos acercan, poco a poco, a aceptar (por seguridad) la implantación de Estados totalitarios.

–Como solución, la promesa de un fármaco que hizo (y hará) multimillonarios a los agentes implicados. En el caso del SIDA, el medicamento AZT mató a casi todas las personas que lo consumieron. Aún está por ver la iatrogenia que causará esta vacuna que se ha elaborado en un tiempo récord y que ha sido pagada por adelantado por los Estados.

En fin, la misma obra con renovada escenificación y unos más afinados medios y métodos de manipulación.

¿Te ha gustado? Apóyanos en Patreon.

Dejar respuesta

Comenta aquí
Nombre

¿Te ha gustado? Apóyanos en Patreon.