Inicio Revista de prensa Noticias ¿Lleva circulando el coronavirus desde hace más de un año?

¿Lleva circulando el coronavirus desde hace más de un año?

Redacción cuentatucaso.com

Investigadores de la Universidad de Barcelona (UB) han detectado la presencia del SARS-CoV-2 en muestras de aguas residuales recogidas en Barcelona el 12 de marzo de 2019, lo que significa que estaba presente un año antes de que se declarara la pandemia de coronavirus a nivel mundial (11 de marzo de 2020) y se decretara el estado de alarma en España (14 de marzo de 2020).

Tal como ha informado la UB en un comunicado, la presencia del virus causante de la COVID-19 en dichas fechas probaría que la infección circulaba mucho antes de que se tuviera constancia.

Los investigadores analizaron muestras congeladas de aguas residuales de Barcelona, que revelaron que el 15 de enero ya había presencia del virus, 41 días antes de la declaración del primer caso de COVID-19.

Prototipo de un sistema para detectar Covid-19

Para llevar a cabo el estudio, expertos analizaron semanalmente muestras obtenidas de dos plantas de tratamiento de aguas residuales de la capital catalana, bajo la premisa de que existen grandes cantidades de genoma de coronavirus en las heces.

A pesar de esto, está claro que por una causa o por otra, la explosión epidémica del virus se produjo en 2020. Sin embargo, el coronavirus, tal y como se ve en este estudio, ha circulado libremente entre nosotros durante un largo periodo de tiempo que, según los estudios de los investigadores de la Universidad de la Ciudad Condal, ha sido más de un año.

Con estos datos, son muchas las cuestiones que se plantean los expertos. ¿Cuándo surgió realmente el coronavirus? ¿Fue Wuhan el epicentro? ¿Cuántos casos reales hay? Una serie de preguntas que solo se irán respondiendo con el tiempo, pero que la Universidad de Barcelona ha puesto otra vez sobre la mesa.

Otros estudios similares realizados en países europeos han arrojado la misma conclusión: el coronavirus lleva mucho antes entre nosotros. Y ese “mucho antes” se remonta al año anterior. El hecho de que los síntomas en el grueso de los casos de los infectados sean algo similares a los de la gripe llevó a los médicos a confundirlo con una gripe, pero un estudio similar en Francia y otro en Italia confirmó que el coronavirus ha estado presente en el país desde, como mínimo, diciembre de 2019.

Otro detalle importante es que Gertjan Medema y sus compañeros en el Instituto de Investigación del Agua KWR holandés buscaban específicamente fragmentos de nucleótidos N1, N2, N3 y del gen E para identificar el virus SARS-CoV-2. Los virólogos de la Universidad de Barcelona también, aunque curiosamente en las muestras del 12 de marzo solo se detectaron los citados IP2 e IP4. En cuanto a los N1, N2, N3 y E no apareció nada detectable en el análisis.

Otros estudios en Australia o Boston han hecho un análisis similar añadiendo también otros genes. El problema con una disciplina tan nueva es que no está claro qué parte concreta del virus hay que buscar o detectar para proclamar que hay SARS-CoV-2 circulando por las aguas residuales de una ciudad. Casi todos los estudios publicados hasta el momento parecen coincidir en que la detección de los fragmentos de N1 a N3 es importante, que es justo lo que no se detectó en Barcelona.

En resumen, todo el mundo está tratando de cruzar datos para descubrir cómo validar los resultados que se obtienen en este prometedor campo de investigación de la epidemiología de aguas residuales. Muchos investigadores alertan de que están apareciendo muchos errores por ‘subsampling’ (la muestra es demasiado pequeña) o falsos positivos. Sí parece haber consenso en que los ‘target genes’, esos genes que deben ser el objetivo de la búsqueda, son el N1 y el N2. Esos genes no aparecen en el trabajo de Barcelona.

¿Te ha gustado? Apóyanos en Patreon.

Dejar respuesta

Comenta aquí
Nombre

¿Te ha gustado? Apóyanos en Patreon.