Inicio Revista de prensa Opinión Lo que vino a la muerte de Franco no fue la democracia

Lo que vino a la muerte de Franco no fue la democracia

«Cínicos» Por Manuel Bajo

Se fue el rey emérito. Intentando salvarle el negocio al hijo, aunque mucho me temo que a ambos les tendieron una trampa para liquidar la institución.

Y a la sombra de la huida hicieron acto de presencia intensiva, cansina, los aprovechados del régimen postfrasnquista, incluidos los «republicanitos».

Los monárquicos por interés – partidos, prensa, finanzas, etc. – insisten en querernos vender de nuevo la mayor trola en la que han creído, y creen, los españoles: que a la muerte de Franco se instauró en España la democracia, que la Transición fue una maravilla a exportar y que ambas cosas, son mérito del real comisionista al que hay que agradecérselo. También que el campechanote se opusiera al intento de golpe de Estado del 23F.

El que fuera jefe de la Casa Real entonces ya dejo dicho antes de morir que en realidad Juancarlete estaba al corriente del golpe de Estado y que en él, como buen Borbón, nadó y guardó la ropa. Muchos más testimonios no dejan dudas de esa participación.

Lo que vino a la muerte de Franco no fue la democracia, sino una corrupta oligarquía de partidos en la que estamos. Y la Transición no fue más que una transacción- así hay que denominarla – entre golfos aprovechados: entre el franquismo inteligente – Torcuato Fernández Miranda, Fraga, Areilza, Suárez, etc., – las finanzas, la Iglesia y los traidores al pueblo español Felipe González, Santiago Carrillo, los nacionalistas y el resto de la morralla de partidos que venían de la clandestinidad.

Se lo hicieron bien porque embarcaron a los españoles regalandoles los derechos inservibles – manifestación, huelga, expresión, etc.- Pero se quedaron con la libertad política, es decir, con el poder de decidir sobre todos los asuntos.
Eso fue la Transacción: un pacto entre golfos para repartirse el poder. Para sustituir a un dictador por varios dictadorzuelos y a eso lo llamaron democracia. ¡Edificante el mérito que se atribuye al huido!

Y ahora los «republicanitos» que llevan años viviendo de la monarquía exigen un cambio de la forma de Estado. Yo que soy republicano exijo primero un período de libertad constituyente para cambiar también, pero primero, la forma de Gobierno y traer a nuestro precioso país la democracia. Sin este cambio da igual Monarquía que República. Los amos del poder, esa sentina que son los partidos políticos, seguirían manejandolo todo, incluido el presidente de la República nombrado por ellos.

Como se ve nuestro país está gobernado por cínicos.
No votes, no legitimes este estercolero.

Dejar respuesta

Comenta aquí
Nombre