Inicio Inicio Queremos Saber ¿Qué opinas de que no se pueda pasear libremente en frente del...

¿Qué opinas de que no se pueda pasear libremente en frente del chalet de P.Iglesias e Irene Montero?

El señor vicepresidente "chepas" (y su "señora", sola y borracha), que tanto defendía los escraches, cierra las calles…

Gepostet von Paloma Álvarez Linares am Dienstag, 16. Juni 2020

Y, entonces, llegó el Covid-19. La «plandemia», como algunos llaman, lejos de desviar la atención del casoplón (perdón por la rima, no he podido evitarlo) también ha servido para acumular nuevos episodios a las trifulcas que rodean el chalé de los Condes de Galapagar (tampoco he podido evitar esta graciosa nomenclatura). Esto ha crecido desde que, desde la derecha estatal (facción del régimen por la banda derecha, o eso se le supone), se han empezado a popularizar las caceroladas a las 21.00 horas como respuesta a la gestión del Gobierno de Sánchez e Iglesias, y Montero, y tal y tal. Si Iglesias antes aplaudía los escraches, que decía que eran “jarabe democrático”, y decía que las fuerzas y cuerpos de seguridad están al servicio de unos pocos (donde dije digo digo Diego), ahora es él el que recibe los escraches (cazador cazado) y son esas mismas fuerzas las que vigilan por su seguridad (viva la guardia civil se le escucha gritar en sueños). Porque es vicepresidente, dirán. Cuando Soraya Sáenz de Santamaría lo fue, también sufrió escraches y no había vigilia permanente para su seguridad. (es la primera vez en «democracia», es decir, en nuestra democracia (jajaja) de partidos estatales con listas hechas por el jefe de cada partido, donde no existe separación de poderes ni representación del votante).

La protección del chalét de P.Iglesias ha llegado hasta unos límites insospechados, quién lo diría escuchándole hace muy poco. Ya queda lejos el guardia de seguridad privada y la garita sin luz ni calefacción. Ahora es la élite, la casta, los miembros de los Grupos de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil, colocados ahí por el Ministerio del Interior, según adelanta El Mundo. Si bien en los disturbios de Cataluña Marlaska optó por dejarlos guardaditos en el cajón, en Galapagar sí que tienen permiso para salir a la calle. Es como si el peligro de los cayetanos no se pudiera subestimar, ¿estamos ante el «The Spanish Walking dead» que no quita el sueño al aprendiz de Lenin residente en Galapagar?.

Recuerda que puedes enviarnos tu testimonio de lo que está pasando con el Covid-19 a través de WhatsApp al número:
+44 756 463 9661

También puedes formar parte de nuestro canal de Telegram entrando en el siguiente enlace: https://t.me/cuentatucaso

¿Tú que opinas? Deja tu opinión en los comentarios, será bienvenida.

Gracias por compartir.

Testimonio verificado

Dejar respuesta

Comenta aquí
Nombre